¡EMpezo black friday balls!

3 poderosas razones para comer antes de entrenar

Hacemos deporte por diferentes razones: algunos por bajar unos kilos que sentimos de más, otros por tener un cuerpo más atlético y fuerte y también, para distraernos. Sean cuales sean las razones, comer antes de entrenar es clave porque nos entrega la energía que necesitamos.

El alimento es nuestro combustible, es la fuente de energía que el cuerpo necesita para todo. Desde las funciones básicas hasta las más complejas. Para los deportistas el ‘tipo’ de combustible con el que cargamos el cuerpo antes de entrenar es clave para conseguir logros deportivos. En algunos casos nos ayuda con la quema de grasas, en otros con la construcción de masa muscular y siempre, es relevante para tener la energía suficiente que se necesita para cumplir a cabalidad con una rutina.

Acá te contamos 3 razones para cargar correctamente tu cuerpo con los alimentos adecuados. 

  1. El cuerpo necesita combustible para quemar.Aunque hacer ejercicio en ayunas es beneficioso para ciertos planes de entrenamiento (muy supervisados) la verdad es que para la mayoría de los mortales es clave para quemar calorías sin perder masa muscular. Para eso hay que elegir alimentos que contengan energía de rápida absorción. Una buena idea son los dátiles y los cranberries.
  2. Sin energía, no rendirás al máximo. Muchas veces somos mateos con los planes de entrenamiento pero no con la alimentación. Entrenamos con el estómago vacío y luego no reponemos con la rapidez y la calidad necesaria. Eso, a corto plazo, solo retrasará tus objetivos deportivos. Llegarás sin energía a entrenar y de seguro, al día siguiente, tendrás aún menos energía para seguir cumpliendo con tu plan. Un correcto equilibrio entre carbohidratos complejos, grasas saludables y proteínas de buena calidad son claves.
  3. Tendrás menos hambre, y tomarás decisiones más saludables.Cuando agotas las reservas de combustible cuesta el doble llenarlas. Una de las consecuencias más comunes de entrenar con el estómago vacío, es que post sesión no hay nada- y en verdad nada- que pueda satisfacer nuestro deseo de comer. Esa es la fórmula perfecta para tomar malas decisiones y comer lo que tengamos a la mano, muchas veces cargado a los carbohidratos simples y azúcares refinadas. Mejor prevenir.

    Publicación más reciente →



    Dejar un comentario